Los Enanos

Ir abajo

Los Enanos

Mensaje por  el Miér 17 Jun 2009 - 22:57



Como su nombre indica, son más bajos que los humanos, con una altura de entre 120 y 150 centímetros. Pese a ello, son robustos, corpulentos y más fuertes y recios que el resto de razas. Todos tienen barba, tanto hombres como mujeres, y el cortársela es la mayor vergüenza y ofensa que se les puede hacer, mereciendo el odio y rencor de toda la raza.

Su carácter es tenaz, indomable y persistente es el esfuerzo y el trabajo, y, de hecho, son la raza más trabajadora de la obra de Tolkien. Son valientes en el combate y su voluntad y orgullo son indoblegables, por lo que rara vez son engañados y pocas veces han sido corrompidos por el mal, ni siquiera mediante los Anillos de Poder. Aun así, a aquellos a los que no les agrada esta raza insisten en llamar terquedad a su persistencia y soberbia a su orgullo. Si bien es cierto que en algún momento su orgullo se ha vuelto contra ellos, esto es algo que les ha sucedido a todas las razas en un momento u otro, sobre todo a elfos.

Sus habilidades son muchas y se basan en la manipulación de lo inerte. Su dominio de los metales y las gemas no ha sido superado por nadie. Asimismo, su capacidad en minería y arquitectura no tiene igual.

Les desagrada nadar, navegar, volar y montar bestias mayores que un poni, por lo que estas monturas son las únicas que usan cuando no se puede caminar.

Su relación con las otras razas suele ser amistosa si no tienen motivos para recelar,pero con los hombres y con otros enanos su relación depende del reino o facción en cuestión. En un principio se llevaban bien con los elfos, pese que ellos los cazaron y llegaron a afeitar a algunos antes de darse cuenta de que eran una raza civilizada. Aunque los enanos les perdonaron, la soberbia de los elfos volvió a enemistarlos y tan solo casos aislados volvieron a tener amistad con ellos.

Su ferocidad en combate es legendaria, pero lo es aún más la maestría de las armas que utilizan. Es más frecuente verles con martillos y hachas creados para el combate que con espadas y arcos, aunque no dudan en usar cualquier tipo de arma si la situación lo requiere. También van fuertemente protegidos, pues soportan bien grandes pesos.

Fueron los inventores de las hachas y martillos de combate, las cotas de malla, las más maravillosas gemas y edificaciones. Eran muy cultos y llevaban numerosos registros de sus actividades, de las que da ejemplo el Libro de los Registros. Les agradaba la música, pero como elemento ceremonial o amenizador, y no por el propio arte musical. Saben disfrutar de la comida, la bebida y los festejos, por lo que en tiempos de paz era habitual la proliferación de enanos obesos.

Su religión consiste en la veneración de el Hacedor. Sin embargo, no le rezan ni le construyen templos, sino que prefieren demostrar su devoción mediante sus obras. La magia de los enanos no es activa, pero imbuyen hechizos y encantamientos en sus mejores obras, como es el caso de algunas armas, gemas y obras arquitectónicas tales como las puertas secretas de sus fortalezas.

Suelen darse unas características comunes en casi todos ellos, que son:

Baja estatura pero corpulentos (achaparrados).

Visión en la oscuridad (infravisión).

Son seres muy longevos: suelen llegar a vivir hasta 400 años (depende de la sub-raza y mundo en que habiten) y valoran mucho la opinión de sus ancianos.

Organización en clanes.

Gran sentido del honor (y la legalidad) y el deber para con la familia. Por otra parte, suelen ser demasiado rígidos, orgullosos y nunca olvidan una afrenta.

No acostumbran a tener una gran opinión de los elfos, en gran parte por lo distinto de los gustos y manera de ver la vida de ambos.

Emplean una escritura rúnica.

La gran mayoría de ellos vive bajo tierra.

Amor (o tal vez codicia) por los metales preciosos y gemas extraídas de las minas. No así las que provengan del mar, como las perlas.

Gran afición a las bebidas fuertes, sobre todo a la cerveza.

Todos los varones llevan barbas y estas son su orgullo.

Gran dominio de las obras de cantería y cualquier labor que implique trabajar la piedra o el metal (como la herrería, la forja de armas, la orfebrería, etc). Debido a esto, no les miran con malos ojos en las ciudades humanas.

Suelen emplear como armas hachas, martillos de guerra y mazas. Si precisan de armas a distancia recurren a las ballestas, no haciendo usos de arcos y flechas como si hacen los elfos.

Aversión e incluso resistencia innata a la magia arcana. No así a la de origen divino.


Fecha de inscripción : 31/12/1969

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.